Funcionamiento placas solares fotovoltaicas

¿Cómo funcionan las placas solares?

Una instalación solar doméstica o una instalación solar industrial está compuesta por varios elementos, que funcionan de manera conjunta para ofrecer la electricidad que necesitamos obtener. Hay distintos tipos de instalación, pero en todas ellas, el elemento principal son las placas solares.

Estas placas solares son las encargadas de captar la energía solar que luego se convertirá en electricidad y que gracias al resto de elementos llega hasta el punto de consumo o hasta las baterías donde se almacenará hasta que vaya a utilizar. Una de las preguntas más comunes es precisamente, ¿cómo funcionan las placas solares?

Cómo convierten las placas solares la luz del sol en electricidad

Las placas solares para casa o para la industria están compuestas por células solares, fabricadas principalmente con silicio cristalino, aunque también pueden estar fabricados en otros materiales, como arseniuro de galio. Estos elementos se combinan con otros como el fósforo o el boro.

Estos materiales son semiconductores, es decir, pueden funcionar como conductores de la electricidad o aislantes, dependiendo del estado en que se encuentren. Las placas autoconsumo crean una carga positiva y una carga negativa, que consiguen crear electricidad a través de la energía solar.

Los paneles solares están compuestos por estas celdas solares, que por un lado tienen un material semiconductor que tiene un sobrante de electrones con carga negativa y un semiconductor con electrones con carga positiva. Cuando la energía solar incide en la placa solar, los electrones se mueven y generan la electricidad.

Esta es la manera cómo funciona la energía solar en las placas solares para casa o la industria. La instalación energía solar es una buena medida para conseguir electricidad, mediante placas de autoconsumo, y reducir la factura de la electricidad o eliminarla completamente.

Una instalación placas solares permite utilizar la energía solar para alimentar todo lo que necesite electricidad en una vivienda o una fábrica, de manera limpia, eficiente y sobre todo, con coste cero. Las placas solares para casa se amortizan en solo unos años y se puede contar con la electricidad obtenida por estas placas solares durante más de 25 años.